Otros lugares de interes

Aranjuez dispone de edificios  históricos y emblemáticos rellenos de historia que por su importancia destacamos en este apartado, si bien la mayoría de ellos solo se pueden contemplar en su parte exterior ya que actualmente se dedican a labores religiosas, administrativas o privadas. 

Casa de los Infantes

casadelosinfantes

Vista aérea de Casa de los Infantes y el Patio de Oficios de Aranjuez

Edificio construido al de la Plaza de San Antonio, para alojar a los hijos de Carlos III, en el siglo XVIII. El diseño fue hecho por Juan de Villanueva, encargándose de terminar la construcción Manuel Serrano.

Es un edificio civil que cumplía la función de alojamiento de los Infantes Gabriel y Antonio. El palacio está impregnado de la influencia renacentista, ya que está configurado en tres plantas, aunque fue acabado al estilo barroco. Actualmente se trata de casas habitadas por lo que sólo se puede visitar el exterior del monumento. En el interior del edificio todavía se conserva las escaleras principales y las de servicio con barandillas de hierro forjado.

Dirección: Plaza de San Antonio

 

Casa de Oficios y Caballeros

casaoficios

Vista lateral del Palacio de los Infantes y el Patio de Oficios de Aranjuez

La Casa de los Oficios data del siglo XVII y la Casa de los Caballeros del siglo XVIII. Estos edificios porticados se levantaron para alojar a los servidores y visitantes de la Corte. Fueron diseñadas por Juan Herrera y Juan de Villanueva. En la actualidad son oficinas ocupadas por la administración.

La Casa de Los Oficios fue construida en el siglo XVII como residencia nobiliaria por el arquitecto Juan Gómez de Mora, siguiendo el estilo renacentista, de dos patios cuadrados alrededor de los cuales se distribuyen en dos pisos, el inferior con arcos y el superior con una amplía terraza corrida. Juan de Herrera terminó el palacio utilizando ladrillo y de piedra y lajas de pizarra para la cubierta.

El edificio se encuentra unido al Palacio Real de Aranjuez y sus fachadas dan, a la Plaza de Parejas por el oeste y a la Plaza de San Antonio por el este. Hoy en día estos edificios están ocupados por la administración y por viviendas privadas.

Dirección: Plaza de San Antonio o Plaza de Parejas

Convento de San Pascual

Vista aérea del Convento de San Pascual en Aranjuez

Mandado construir por Carlos III, entre 1765 y 1770, como convento franciscano, el edificio proyectado por Marcelo Fontón constituye un conjunto arquitectónico que ha merecido la declaración de Bien de Interés Cultural en 1999. En su construcción participaron un amplio grupo de albañiles italianos, aunque finalmente será Francisco Sabatiniquien dirija los últimos retoques. Esta iglesia presenta fachada neoclásica, rematada por dos torres. En ella destacan el juego de columnas y pilares, coronada con un frontón. En el interior de la iglesia podemos encontrar el cuadro de Antonio Rafael Mengs, situado en el altar mayor. Además el convento posee un extenso huerto.

En 1861 se duplicó el ala sur del edificio como colegio. Fue abandonado durante la Guerra de la Independencia, recuperando todos sus monjes en 1820, aunque con la desamortización de Mendizábal se abandona nuevamente. Ya en el reinado de Isabel II fue ocupado por monjas concepcionistas que en el siglo XX dejaron la enseñanza por la clausura.

Dirección: Calle del Rey, nº 57

Palacio de Medinaceli

También conocido como Casa de Carmena, fue construido por los Duques de Medinaceli en el año 1773. De estilo neoclásico, ocupa toda una manzana. Desde su entrada principal, se accede, a través de un pasadizo abovedado, a un patio interior de planta cuadrada y en cuyo centro se encuentra una gran fuente. Concebido inicialmente como residencia familiar de los Duques de Medinaceli, en la actualidad alberga viviendas particulares.

 

Palacio Silvela

Este edificio está emplazado en lo que fue el Jardín de Plantas Medicinales de la Familia Real, desde el año 1816, con vistas al Palacio Real y al Raso de la Estrella. Ordenado construir por Francisco de Asís, esposo de la reina Isabel II en 1860, para dar cobijo a su primo Adalberto de Baviera. Pero al proclamarse la revolución de La Gloriosa y abdicar la reina, el príncipe de Baviera no llegó a ocupar el palacio. Fue entonces cuando Francisco Silvela, ministro de la Corona, se apropió del edificio y le dio el nombre por el que es conocido hoy en día.

Durante la Guerra Civil, el palacete es ocupado por las checas. Periodo en el que desaparece una importante biblioteca y pinacoteca, así como objetos y muebles de gran valor. Después de la guerra es alquilado al ejército. En 1966, el palacio sufre un incendio, perdiendo sus artísticos artesonados y quedando totalmente en ruinas. No es hasta los años 80 que un particular invierte en su reconstrucción, respetando su apariencia exterior inicial y adaptándolo interiormente a la vida moderna.

 

Casa de la Monta

casa_monta_aranjuez

Vista lateral de la Casa de la Monta en Aranjuez

Edificio construido en 1761 por orden de Carlos III como caballerizas reales en la finca de Sotomayor, guardaba en su interior cuadras, establos y habitaciones en torno a un patio central. Situado a unos 5 kilómetros de Aranjuez y a escasos 100 metros de un brazo del río Tajo conocido como la Playa de la Pavera, lugar de baño de los ribereños. El edificio es de piedra de Colmenar y ladrillo de gramil, con un relieve de la puerta principal obra del escultor Juan Reyna.

Corralas Típicas

Corralas Típicas

Prácticamente casi todos los edificios del centro de nuestra localidad esconden en su interior una típica corrala o casa de corredor. Estas corralas aparecieron como solución a los problemas de carencia de vivienda en periodos de inmigración de nobles, funcionarios y religiosos.

Todas tienen una estructura similar con un gran patio central y diversos pasillos donde la vida vecinal era continua pues todas las viviendas solían compartir las zonas de lavadero, cuartos de baño, postes para tender la ropa y la fuente.

 

En ellas perduran las reglas constructivas de Villanueva: idéntica altura de toda la manzana, cubierta de igual pendiente, sencillos balcones repetitivos, grandes portones de entrada a cada finca.

 

Hoy en día se siguen conservando la mayoría de ellas para uso y disfrute de los vecinos de Aranjuez, algunas famosas corralas restauradas son escenario de representaciones teatrales puntuales que se realizan a lo largo del año.

Sin duda, la arquitectura de estos edificios ha influido de manera notable en la vida social de los habitantes de Aranjuez y simbolizan la unión de un pueblo que se representa en su máxima expresión en el famoso motín de Aranjuez.