Mar de Ontigola

Hoy en día es un humedal situado a las afueras de Aranjuez, camino de la localidad toledana de Ontígola que le da nombre.

A pesar de su apariencia natural, el Mar de Ontígola es una laguna artificial, cuyo origen fue el caz construido por Gonzalo Chacón, Alcalde Casa Palacio de Aranjuez, en el siglo XV aproximadamente. Pero fue durante el reinado de Felipe II cuando se encargo a Juan Bautista de Toledo y a Juan Herrera que construyesen un embalse para abastecer a los jardines y sus fuentes de agua. Además de su función abastecedora, el Mar de Ontígola era un lugar de recreo para la realeza española.

Una de las curiosidades que rodean a este humedal es que su agua es salada debido a la naturaleza del suelo que lo rodean (yeso y margas).

En 1994 se declaró Reserva Natural, ya que esta superficie de 635 hectáreas cuenta con una avifauna acuática muy importante y variada y ejemplos de mariposas endémicas en peligro de extinción. Por ello es un lugar idóneo para descubrir aves acuáticas y disfrutar de una ruta senderista llena de flora lacustre.

mar_ontigola_aranjuez

Mar de Ontígola en Aranjuez