El Concierto de Aranjuez

El Concierto de Aranjuez se enorgullece de ser la composición musical más famosa de todos los tiempos. Fue compuesta por el Maestro Joaquín Rodrigo mientras se encontraba residiendo en París, concretamente en su casa del Barrio Latino de la ciudad francesa.

Joaquín Rodrigo es el artífice de que el Real Sitio y Villa de Aranjuez sea conocido no sólo en España sino de forma mundial, de hecho, tal como él quería, junto con su esposa Victoria Khami, los dos reposan en el panteón familiar del municipio arancetano.

Joaquín Rodrigo quedó casi totalmente ciego a la edad de tres años por culpa de la difteria y esta causa fue la principal de que decidiera dirigir sus estudios hacia la música, desde los ocho años estudiaba ya solfeo. La falta de visión nunca fue un obstáculo, incluso cuando el glaucoma minó por completo su visión. Él supo representar la belleza, armonía, colores y olores de los Jardines del Palacio Real de Aranjuez, a pesar de su discapacidad. De la mano de su esposa paseaba por estos jardines siendo una pareja de enamorados recién casados. Ella se encargaba de describirle cada detalle de los jardines que ella también adoraba, y él fantaseaba con su apariencia. Nunca olvidó estos momentos vividos junto a su amada, paseando por la ribera del río Tajo.

Encontrándose, en 1939, paseando por los Jardines de Luxemburgo, es donde encontró la inspiración para componer la famosa obra, pero siempre pensando en la belleza y armonía de la ciudad de Aranjuez.

Hallándose en San Sebastián, en una cena de amigos, concretamente con Luis de Urquijo, Marqués de Bolarque, y con el guitarrista Regino Sáinz de la Maza, éste último pidió a Joaquín Rodrigo que le compusiera un concierto para guitarra y orquesta con el fin de que él mismo lo estrenara aludiendo que era la ilusión de su vida, hecho que enterneció al compositor. Un año después, el Maestro Rodrigo había cumplido lo acordado. Volvía de París con la composición del Concierto de Aranjuez escrita en braille. Joaquín Rodrigo no podía imaginarse en ese momento la repercusión que tendría su trabajo.

La obra maestra se estrenó el día 9 de Noviembre del año 1940 en el Palacio de la Música de Barcelona, por supuesto con Regino Sáinz de la Maza a la guitarra, ya que lo prometido era deuda para él, y la Orquesta Filarmónica de Barcelona. Es destacable el momento en cuestión ya que España acababa de pasar por una guerra y en Europa acababa de gestarse otra.

Gracias al Concierto de Aranjuez, la guitarra llegó a tener el máximo reconocimiento en las salas de conciertos. Años después, la composición comenzaría a triunfar también al adaptarla a diferentes instrumentos y estilos como el jazz o incluso el pop.

Fueron muchos los reconocimientos que le fueron otorgados durante su vida gracias a su obra pero tal vez el más importante llegó cuando el rey Juan Carlos I creó expresamente para él, en el año 1991, el Marquesado de los Jardines de Aranjuez otorgándole este importante título por su contribución a la música.